Te comparto cinco tips para confrontar tu crisis de pareja de manera consciente y sanadora

Ante un crisis con nuestra pareja sufrimos un quiebre emocional y aquí perdemos claridad.

Comenzamos un camino por el cuál andamos turbios, nublados, no vemos, no tenemos claridad.
Nos sentimos densos, pesados, sin energía. Vamos arrastrándonos día tras día hacia  no sabemos qué.

Entramos en una lucha, entre lo que fue y lo que es ahora. Dudamos de quienes somos, de cómo somos, de cómo actuar.
Hacemos como que no pasa nada, maquillamos, eludimos, no enfrentamos la realidad,  pero sí pasa algo y la realidad manda.
Exponemos lo que nos ocurre ante nuestra pareja pero acabamos dispersando la conversación en este encuentro puntual,  dirigidos por la mezcla de un sentimiento amoroso y a la vez de pesar ya que vamos siendo conscientes de que algo se está moviendo en nosotros y, por lógica, afecta a nuestra relación de pareja.

Después volvemos a lo mismo y  así, día tras día, horas tras horas, meses y hasta años.
Y ¿nuestra cabeza? Ahí está la jod… para allá y para acá, pros y contras, recuerdos y futuros; aceptarme como soy y defenderlo o será  mi sombra que sale para trabajarla; uf, me canso de recordar todo éste círculo en el que rodamos y rodamos como un hamster!

Por cierto ¿sabes que los recuerdos realmente no existen como tales? Lo que tú ahora mismo estás considerando que pasó en agosto de 2017 lo estás creando  tu ahora mismo recordándolo. Es un cuento que te cuenta tu yo que está leyendo ésto.  Difuminado, con más condimentos que los que realmente había, metidos de tu cosecha, con menos intensidad que la que entonces sentiste, o más… (Esto da para otro artículo).

Te comparto aquí un video resumen de los cinco tips para confrontar tu crisis de pareja de manera consciente y sanadora para ti y tu pareja.

Yo te cuento mi experiencia porque no hablo de algo que no haya atravesado.  He estado en esa lucha  más de dos años,  sí, soy humana como tú y consejos vendo que para mí no tomaba ninguno o los tomaba cuando me convenía. Y así he transitado un sin fin de idas y venidas; subidas y bajadas; bloqueos; parálisis; un camino que me llevaba a un sin sentido donde es muy fácil perderse. Me perdí.

Me levantaba y volvía a caer, tropezando muchas veces con la misma piedra que yo hacía como  que no estaba. La negaba, la maquillaba, no quería ver a ese amor, a ese ser interpretando el papel que, seguro acordamos: representar ser una piedra para mi despertar.  ¿Por qué él, la persona que amaba?

No podía estar pasándome eso; no lo merecía!  Y sí, déjame decirte que sí, que trascendida esta relación, sí me estaba pasando y era para mí. Aunque en un inicio mentalmente no lo podía comprender,  justificar,  al final lo que es, es y lo que otras personas hacen,  lo hacen.

Esto es así, sin más, de aquí que siempre lo de fuera lo ven tan claro pero tú que estás implicada no lo quieres ver. Algo va asomando por ahí dentro, susurrándote que tomes ya consciencia de tu realidad y la encares pero , ahí seguimos resistiéndonos.

Y, es más, en pro del respeto, bien hecho está todo lo acontecido; para él, para mí, para todos.

Todo es perfecto porque todo es impermanente.

Nos estamos moviendo constantemente, ¡gracias a Dios sino, ¡Qué aburrida la vida! ¿No te parece?

La intención de éste artículo es darte unos tips que yo, habiendo pasado esta experiencia que acabó en ruptura de pareja, quisiera haber conocido para atajar caminos, no sufrir en exceso como así creo que sufrí (aunque es un recuerdo ;)) y no haber estado atrapada tanto tiempo.  ya que el tiempo es un recurso escaso en la vida,  aunque seguro lo necesité para sanarme y adquirir la paz y conocimiento que ahora tengo.

Siempre digo que por las estaciones debemos pasar pero no quedarnos a dormir en ellas.

 

Cinco TIPS para confrontar tu crisis de pareja

PRIMER TIP : acepta tu realidad: LO QUE ES, ES.

No negar lo que está aconteciendo, también llamado  la ciencia de la aceptología de la que primero habló y creó Gerardo Gerardo Schmedling : 

Aquello que no eres capaz de aceptar es la única causa de tu sufrimiento. Sufres porque no aceptas lo que te va ocurriendo a lo largo de la vida y porque tu ego te hace creer que puedes cambiar la realidad externa para adecuarla a tus propios deseos y necesidades egoístas y egocéntrico.

En realidad, nadie puede hacerte daño: tu ego es el que te hace reaccionar automática y negativamente ante lo que te sucede, te dicen o te hacen. Tu ego es el único responsable de tu malestar interior, por mucho que te esfuerces en buscar culpables fuera de ti mismo.

Ocurre ésto, aquello y tú te sientes desconcertado, perdido, contrariado y, lo siguiente es encontrarte.  ¡Qué bonito darte cuénta de que estás perdido, porque llevabas así mucho tiempo atrás ¿sabias?!
Encontrarte es un continuo mirarte, observarte sólo o en las relaciones, indagarte, preguntarte, examinarte:

-¿Por qué siento ésto?
-¿Qué herida me han tocado?
-¿Por qué actúo así en vez de otra forma?
-¿Será esta sombra que tengo que mirar para darla luz?
Me gustaría sentir ésto, y actuar así pero, no siento esto y no me sale actuar así….
– ¿Seré mala persona? (aquí mi o nuestra obsesión por ser “buena persona” tras lo que está la búsqueda de amor, atención, pertenencia…)
– Ah ya lo tengo! NO SÉ AMAR

¿Os suena este diálogo interno? Espero que sí porque sino es que  yo lo hago distinto 🙂

Y así día tras día, año tras año, sumado al resto de ocupaciones de la vida.
Muy cansado, agotador, derrotador. Muy egoísta incluso de nuestra parte salir así al mundo a ofrecer esta vibración tan baja durante tanto tiempo.

«Lo que niegas te somete, lo que aceptas te transforma». Carl Gustav Jung.

SEGUNDO TIP:  Siéntate a sentirte y mirarte:

Parar, respirar y darte espacio para analizar y sobre todo conectar con tu cuerpo, tu intuición,  tus emociones, dejarlas salir, están ahí para ti, son partes tuyas dormidas, acalladas: llanto, pena, tristeza, rabia, dolor… son emociones regalo que no negativas. Sin ellas no serías humano, no evolucionarías, no trascenderías lo que has venido a trascender.
Escucha sus mensajes para recordar quién eres y a qué has venido. Te dirán algo así como:

– ¿Dónde estabas?
– ¿Por qué te apagas?
-¿Por qué desconfías de ti?
-¿Por qué amas a otros más que a ti, escondiéndote?
-¿De qué te escondes?
-¿De tu poder?…… todo esto tienen tus emociones para ti.

Hónra tus emociones, relaciónate amorosamente con ellas; no las reprimas, no las resistas, no las rechaces.  Sentirlas es la muestra más evidente que estás conectado contigo, antes estabas anestesiado.

TERCER TIP:  No hagas lo que llamamos parálisis por análisis: 

Mientras vas consumiendo tu energía, tu valor, tu poder, tu estima.
Todo evoluciona durante su movimiento así que ve dando pasos que vas intuyendo son los correctos hacia tus buenas sensaciones.

CUARTO TIP: Toma decisiones:

Para ello te recomiendo mi último artículo del Blog “Como tomar la decisión correcta” que ya te adelanto que será aquella que te de paz, aún con dolor ahora que no a largo plazo.  No decidir ya es una decisión también y aumentará tu desgaste.

Si decides no continuar la relación en pareja con esa persona, que no amorosa, debes tomar acción desde unas nuevas creencias.

QUINTO TIP: adquiere nuevas creencias:

No puedes salir de una situación de dolor desde la misma posición donde se ha producido.
No puedes crearte una estrategia con paradigmas tales como:
. ¿Por qué me pasa esto a mí?
. ¿Cómo no me dí cuenta?
. Todos los hombres son iguales.
. Qué mala suerte tengo
. ¿Qué tengo yo de defectuoso?
. Ahora toca sufrir. (¡Esta es muy buena 😉 ! Yo la hacía constantemente es decir, al pensar ésto de que si salía de la relación tocaba entrar en un periodo de sufrimiento, pasarlo mal, llorar, sentir dolor, ¡otra vez! pues lo eludía, no lo elegía.

Debes adquirir nuevos paradigmas que sean las que te acerquen a  tu sanación y jueguen invadan tu mente hacia tu bienestar.
Las rupturas son de relación no de amor, el amor continúa no se extingue de la noche a la mañana.

Este punto parece una tontería pero asumirlo e integrarlo es fundamental.
Te separas de esa persona como pareja, no como ser viviente que anda por este planeta con el que podrás, digo podrás porque durante un tiempo el contacto cero es recomendable, pero ésto, como todo, personalmente lo dejo a la guía de tu ser sabio que llevas dentro.

Esta experiencia, ruptura, enfado, situación me pasa para mí. Para que despiertes y pongas luz hacia partes tuyas que estabas tapando.
Incluso, a nivel espiritual te digo que quizás la hayas llamado tú a un nivel inconsciente.
(Esto me lo preguntó así tal cual mi coach Luis Gil en una sesión y todavía me sorprende la reacción de ‘AJA! que tuve al asimilarla en un instante,  en vez de la que mentalmente hubiera creído tener si me la contaran en lugar de haberla vivido en primera persona que es la de decir: ¿Cómo? ¡Se te va la pinza eh! ¿Qué yo he atraído que me engañen? WHAT!

Aquí vas tomando consciencia de tu responsabilidad en la relación y tu máscara de víctima se va desvaneciendo poco a poco.

Es una oportunidad, el principio de algo mejor para ti, para él o ella, para todos. La vida te invita a mirarte y redirigir tu camino. A mirar a otros lados, a otras personas, otros lugares, otros proyectos que ya sé que ahora no te interesan incluso te enfadan porque quisieras quedarte como estabas, pero déjame decirte que, donde estabas no era tu lugar. Desde ahí tu camino no daría luz a tantas otras personas que están esperándote a que llegues para sanar su alma a la par que el tuyo.

– Tu mente te engaña lo que tu ser sabe. Cuestiona una por una las razones de por qué sí estar en esa relación y de por qué no. Cuando quieres algo con claridad no buscas razones para quedarte.

– Se te ha concedido un regalo.
Bienvenido a tu crecimiento personal. Bienvenido a tu ser más auténtico. Bienvenido a caminar sonriendo por el mundo. Sí,  ya sé que pensarás qué dificil es, que cansado,  he estado ahí, y te digo que ya estando actuando bajo el influjo de estas creencias, tu camino está medio hecho y, cuando salga todo ese llanto de dolor, pena, tristeza, lucha, apego, resistencia estarás esperándote tú, y tu niño interior te mirará sonriente, cogiéndote de nuevo la mano, confiando en el ser adulto que le guía.

 

 

Ríndete a la verdad, ante quien eres.
Eres luz, eres amor, eres alma 🙂 

Nada de lo que te ofrezco es verdad, ni todo es mentira. Todo es como tú así lo sientas y lo practiques.

Estoy aquí para compartirte mis experiencias, desde mi honestidad y valentía y acompañarte en tu proceso de ruptura de pareja a través de mi programa “Abraza tu Camino” que es un paso a paso de tres meses de interrelación a través de sesiones presenciales o por skype o zoom cada diez días, personalizado para ti en base a en qué etapa puntual estés.

Un fuerte abrazo

Claudia González de Caminando con Claudia

¿Quieres recibir GRATIS tu cuaderno de ejercicios de coaching?

Suscríbete y recibe en tu correo el cuaderno para tomar decisiones desde tu coherencia conectada con tu esencia.

Añadir comentario