¿Qué se experimenta en una sesión de coaching?

¿Qué es coaching y qué se experimenta en una sesión de coaching?

El Coaching no es  sólo motivación como propiamente se conoce o se tiene como idea; es incomodidad e incluso conectar con tu dolor, ese dolor que va a hacer que te muevas de la incomodidad en la que tan comodamente estás; es un modo de hacer preguntas hacia el para qué y el cómo hacemos lo que hacemos.

Esto te hará tomar conciencia de hacia dónde está poniendo tu mirada y foco que,  normalmente es hacia fuera, hacia otros, hacia el mundo externo,  adoptando posiblemente  un papel de víctima y verdugo.

Donde  la culpa de todo lo que te pasa nada tiene que ver contigo,  en vez de poner el foco y la intención en tu interior haciéndote responsable de tu vida, reto o situación que hoy te ocupe.

Este darse cuenta, una vez te permites abrirte a verlo y sentirlo, genera  incomodidad porque estamos rompiendo toda la historia que nos hemos  estado contando hasta ahora.

Es incómodo cuando no estamos acostumbrados, ni nos han educado a mirarnos en lugares donde no hemos mirado nunca. Nos damos cuenta de cómo pensamos, de por qué hacemos lo que hacemos, de qué hay detrás que tira de nosotros automáticamente.

En definitiva comenzamos a poner conciencia donde antes no la habíamos puesto.

Cuando el Coachee quiere avanzar en su proceso utilizamos su dolor asociándolo a no cambiar para así  llevarle aun  futuro si sigue así (¿Cuál es el precio por no cambiar ahora? ¿Qué consecuencias tiene en tus relaciones, economía, trabajo..?), y un gran placer el sentir la experiencia de cambiar (Si cambio, ¿cómo me ayudará esto a sentirme? ¿Cómo cambiaría mi vida?) .

¿Por qué procrastinamos? Procrastinamos porque asociamos más dolor que placer a cambiar.

Aquí entra el compromiso y la motivación del  coaching.  Porque el cambio es una cuestión de compromiso con uno mismo.  Lo que mueve a la acción es la emoción que asocias, el valor que  hay detrás de eso que anhelamos.

El truco está en asociarlo con una visión atractiva hacia futuro. Es pasar de “problema” a objetivo deseable y llevar el foco hacia ¿qué harías o quién serías sin éste problema?

El Coaching es motivación desde : ¿para qué quieres esto que quieres? ¿por qué es importante para tí? ¿es coherente con tus valores? ¿cómo de comprometido estás con éste objetivo? ¿Quién serías con ésto conseguido? … y así vamos llegando al PARA QUÉ quieres eso que dices que quieres y que por un miedo, seguramente, no lo alcanzas.

¿Cómo lo hacemos?

Apoyándote en todas los recursos que tienes dentro de ti. Recordándote  éste poder y potencial bloqueado poniéndolo al  servicio en coherencia con ese lugar donde quieres llegar.

Recordad : “Lo que nos impide efectuar el cambio es el hecho de que vinculamos más dolor a realizar la acción  que a seguir como estamos”, aún estando mal, en esa zona de confort tan incómoda, pero conocida, en la que sabemos movernos de manera predicha sin ninguna sorpresa.

En una sesión de coaching aparecen creencias, patrones de comportamientos, hábitos, no acordes al resultado que queremos tener y esto es una interrupción de una identidad forjada durante años al servicio de otras metas ya obsoletas.

Las  tenemos tan integradas que sólo, cuando existe ésta nueva ambición, es cuando la vida me lleva a mirarlas, y esto es incómodo porque, desmenuzar creencias, remueve la identidad.

Recuerda que tus resultados no pueden ser más grandes que tu identidad.

El crecimiento es en ocasiones incómodo e incluso doloroso; tomar consciencia de cómo actuamos, a qué creencias nos aferramos sin cuestionarlas, creemos, a qué valores somos infieles y qué normas nos ponemos para cumplirlos; es mirar nuestra responsabilidad de frente, para desde aquí, gestionarnos en pos de nuestra felicidad.

Recuerda que hay dos tipos de dolor: el de la disciplina y crecimiento, y el del arrepentimiento.

El primero se evita por una cuestión de gratificación instantánea para cubrir necesidades básicas en vez de honrar, por ejemplo, los valores. Así llega en el tiempo, el segundo que es donde repasamos nuestra vida atrás y sentimos un gran dolor por haber elegido lo fácil, siendo infieles a nosotras mismas, a nuestros verdaderos anhelos, a nuestra esencia, a nuestro alma.

 

Añadir comentario