¿Qué puedo hacer para salvar mi matrimonio?

¿Cómo empieza todo?

Te cuento una historia  que quizás te suene familiar:

Llevas unos 15 años de unión con tu pareja, es probable que tengas hijos y tu vida se resuma a atender a tu familia, tu casa, tu trabajo, tu vida social amigos, familiares.

Tu día a día es como el día de la marmota, rutina tras rutina, todo funciona perfecto porque todo es automático, todo controlado, todo marcha tal y como observas en el común de los mortales o tu circulo frecuentado.

Y te das cuenta de aspectos como  que ya no tienes esa conexión que tenías antes con tu marido; ya  no tienes relaciones sexuales tan asiduas como antes o tan placenteras incluso;  ya no te busca, ya no le buscas es más, rehuyes esos encuentros; ya no os miráis a los ojos y os reconocéis, sin más .

Ya no le cuentas todo como antes, ya no te ilusiona compartirlo; ya no le sientes cercano: ya todo parece un mero trámite; no tenéis  tiempo, te sientes cansada, aburrida, vacía,  ya no planeáis escaparos solos el fin de semana o a una cena.

Y cada vez eres más consciente de situaciones, de actitudes, de sentimientos. Te conviertes en el observador de tu vida, analizando todo movimiento,  cómo actúas tú, tu pareja y todos los de tu alrededor.

¿Te suena esta historia?

YA NADA ES COMO ANTES, YA NADA ES COMO DE PRONTO RECUERDAS LO QUE ES SENTIR EL AMOR EN TI CON EL OTRO, ESA CONEXIÓN DE AMOR Y DE  ALMAS.

¿Cómo vamos haciendo esta historia?

Vas sintiéndote cada vez más lejos, mas apática, mas dejada. Has y habéis normalizado hábitos que no son para nada normales en una relación de amor. Por mucho que te sientas parte del sistema, y compares y compres estas opiniones de otras parejas.

Una vez pasas la fase de decirte y creerte estos pensamientos que son establecidos como normales,  porque son los que nos decimos todas las parejas en ciertas etapas,  para auto convencernos de que es normal y le pasa a todo el mundo,  llegas un día en el que te planteas nuevos pensamientos en modo de preguntas.  La mente piensa haciéndose preguntas:

. ¿Esta es la vida que yo quería?
. ¿Hasta cuando voy y vamos a vivir en esta realidad?
. ¿Se da en esta relación los valores en los que quiero moverme?
. ¿Eligiría hoy al que es ahora mi marido?
. ¿Cómo me sentiré en 5 años si  seguimos así?

Y en este punto de toma de conciencia es cuando le dices la tan temida frase para ellos:

. Cariño, tenemos que hablar.

Porque él (lo que yo me encuentro a menudo) no se entera de nada o hace como tú hasta ahora, lo considera normal, y mejor no tocar nada por si acaso.

QUÉ NO HACER para no salvar mi relación de pareja:

. Evadir o rechazar esto que te has dado cuenta que está pasando y hacer como si nada. NO ESTÁS LOCA, LO QUE TE PASA, TE PASA. NO TE NIEGUES.

. Seguir viviendo en la inercia en automático de tu día a día pensando que ya cambiará. SI TÚ NO CAMBIAS, NADA CAMBIA.

. Buscar distracciones para eludir tu realidad(DANGER) tontear con otros fuera de la relación, asumir más trabajo, involucrarte en la vida  de otros, volcarte en los hijos, tener otro hijo… MULTIPLICARÁ TU PROBLEMA INICIAL.

. Tirar tú sola  de la pareja durante un largo tiempo, una vez comunicado,  mientras el otro toma la actitud pasiva de evasión total. LA PAREJA ES RESPONSABILIDAD Y  TRABAJO DE AMBOS.

QUÉ SÍ HACER  para salvar mi relación de pareja:

. Enfrentar la situación con responsabilidad, desde el  amor  junto con tus miedos.  Existe el miedo a no tocar nada por si “acabo divorciándome” o provocando un conflicto. ¿Qué creencia tienes aquí? ¿Cuál es el valor que mueve tu vida: felicidad, honestidad, verdad, vivir con sentido…? Quizás la recomposición de la forma de relación  o  la separación sea lo que deje espacio a caminar, quienes sois, ambos dos, que conformáis la pareja.

. Comunicar y compartir a tu pareja, la percepción y visión de lo que te estás sintiendo y observando a ti y a vuestra pareja. La relación es digamos un tercer ente que tiene vida propia, compuesta por ti y tú pareja.

. Tomar conciencia cada uno de sí mismo y revisar si deseáis seguir eligiendo al otro como pareja. Si existe amor, si existe admiración, si existe deseo sexual, si existe conexión para hacer con el otro un camino juntos de crecimiento y ayuda mutua.

.Revisar vuestros valores de pareja, vuestro para qué de ésta unión, desde la conciencia.

. Crear un punto de retorno o de inicio de un nuevo modelo de relación. Similar al que teníais cuando eráis novios en el que tengáis de nuevo intimidad, conexión, ilusión, sexo.

. Buscar ayuda profesional si queréis saber cómo llevar ésto a cabo, o cómo volver a polarizaros para tener de nuevo pasión, o trucos para comprenderos y uniros mejor.

¿Qué decisión tomar?

De ti depende decidir confrontar la realidad en la que sientes que te encuentras ahora o posponerla hasta un mejor momento.

Esto es muy común también, nuestra mente quiere sobrevivir y que la dejen tranquila, no quiere líos ni esfuerzos y, abrir éste melón y recolocar todo requiere de un gran esfuerzo. Nunca es un buen momento y siempre es el mejor momento porque cuando existe algo, simplemente EXISTE y hay que atenderlo.

Puedes leer aquí mi artículo sobre cómo tomar la decisión correcta

¿Qué prueba más necesitas para ponerte manos a la obra ante este gran reto que se te plantea como  es el sentirte pleno en tu relación de pareja acorde a lo que tu ser quiere sentir?

¿Cómo afecta esta situación a tus otras áreas de la vida?:

. Salud: fumas más, comes más, molestias en espalda, lumbares, cuello, cabeza, accidentes, falta de memoria, tropiezos, ¿donde estás tu atención, concentración, foco?

. Trabajo: ¿Cómo es tu rendimiento? ¿Nivel de stress?¿Relaciones entre compañeros que más te exasperan?…

. Ocio: disfrute, planes, diversión verdaderamente ¿son los planes que deseas?

. Finanzas: ¿Compras cosas que  realmente no necesitas? ¿Experimentas momentos como comidas, cenas, viajes, compañias  que te dejan vacío e indiferente? Te entretienen más que nutrirte y expandir tu persona.

. Crecimiento personal: ¿Te sientes con la autoestima sana? ¿Esta situación te motiva y acompaña para ser  un mejor ser, elevar tu conciencia, dar lo mejor de ti, ofrecer tus dones, compartir tu amor y desde el amor?

¿Creces o decreces ahora inmerso en esa identidad tuya y en el modo en el que te relacionas con tu pareja? ¿Eres un ejemplo para tus hijos? ¿Eres honesta y coherente actuando como estás actuando? ¿Te reconoces?

¿Qué te estás creyendo para actuar o para no actuar?

y así podríamos seguir indagando en una sesión de coaching para aclarar tu situación.

Me encantaría saber qué opinas tú y qué mas podrías aportarnos.

 

¿Quieres recibir GRATIS tu cuaderno de ejercicios de coaching?

Suscríbete y recibe en tu correo el cuaderno para tomar decisiones desde tu coherencia conectada con tu esencia.

Añadir comentario