¿Donde estarías si confiaras en ti?

¿Te has hecho alguna vez ésta pregunta?

¿Dónde estarías si confiaras en ti? ¿Dónde estarías si no  dudaras tanto de ti?

Yo sí, en varias ocasiones, hoy justamente me emocionaba al a hacérmela:  ¿Donde estarías si confiaras más en ti Claudia?. Sentía una mezcla encadenada de  emociones al venir a mi mente guiños, señales, llamadas de atención  de estos años atrás que veía pero no quería pararme a mirarlos como se merecen, pararme a mirarme  yo como merezco.

¿Te miras como mereces? ¿Cómo miramos a los demás? ¿Igual que a nosotros, mejor o peor?

Primero sentí una profunda emoción de felicidad, de expansión de mi ser, al darme cuenta de la conexión profunda que sientes cuando ves claro  algo,  en éste caso era  el valor a aportar aquí, tu misión, tu para qué estás  aquí.  Después en seguida observé que de esa emoción de  Aha! ya lo ví entonces!  se apoderó de mí  la rabia, el enfado  que provoca el  no creer en nosotras cuando tienes puesta la luz alumbrando tu cara, ese foco tan potente que te señala para mirarte y ser consciente de quién eres,  la luz interior que todas llevamos dentro y, como un faro intermitente está ahí, siempre que  busques algo, dándote la respuestas que necesitas.

“Todo está dentro de tí”

¿Sabiduría innata que tengo?  me preguntaba, y ¿por qué no la atiendo, por qué no la atendí cuando me vino ese flash  primero?

¿Sabes de lo que hablo? ¿Por qué dudo/damos  de lo que sabemos a un nivel intuitivo? ¿Debemos esperar a hacerlas conscientes, materializarlas  o  que nos den la palmadita en la espalda para tenerlo claro y actuar confiando en nostoras.

Claro! Nadie nos ha dicho ni enseñado, primero, que ésto existe, que llevamos dentro todo lo necesario para vivir y habitar nuestra  vida aquí desde nuestra esencia, con todo lo que traemos de serie, aquí están nuestros dones, nuestra inteligencia,  lo que emitimos  naturalmente, nuestra facilidad de hacer, nuestra  felicidad de ser desde la cuál liderar nuestra  vida,  y segundo,  que una vez detectado ésto, bien  hemos de confiar sin más en nosotras, con la seguridad de que así soy, así hago, así tendré.

Qué bonitos son los fracasos que te acercan más a quien eres para hacer  lo que está en tu camino hacer!

Todo ésto me pasó hoy en apenas 10 segundos. Es increíble  como lo  realmente importante o esencial en nuestras vidas, aquello que nos hace entender toda la pesada carga de años, dure tan poco y tan intenso su mensaje!  Apenas venían imágenes de experiencias pasadas concretas en las que algo me decía exactamente lo que debía hacer,  el camino a seguir tras el mensaje escuchado que no atendido!.

Son esos !AHAS! o !DARNOS CUENTA! o !HE VISTO LA LUZ! que decimos durante una sesión de coaching. Si quieres experimentar un momento así, te animo a que solicites aquí tu  sesión gratuita que te ofrezco en mi pagina web.

¿Donde estarías y cómo te sentirías tu distinta si atendieras a tu llamada?

Secuencias en las que no atendí ” la llamada” por dudar de si quiera si esto de la llamada existía o era una locura temporal mía. Sensaciones, percepciones, intuiciones que no son más que información que tenemos dentro como un faro que emite su luz intermitente hasta que decidimos o, la vida, a través de eso que llamamos fracasos, errores, palos,  nos empuja a mirarlas y tomarlas en serio.

Una vez descubierta tu misión y tienes la llamada, o la atiendes  y vivirás una vida plenísima o no la atiendes y tu vida te amargará tu existencia y, además generas  una deuda contigo.

Una vez identificado tu don y a qué has venido al mundo, ¿Cómo te permites el no hacerlo?  ¿Por miedo? ¿Por comodidad? ¿Por pereza?  !Tantas personas buscando su don o dones  y tú que lo tienes,  te dedicas a dudar de ellos en lugar de expandirlos!

¿Quién sería Einstein, Freud, Cristobal Colón, Tony Robbins, Jesucristo, María Perez mi mejor profesora, Periquito el de los palotes y tu mismo si no expresas y pones tus dones,  primero al servicio de ti mismo y, después al servicio de los demás ?

¿Es éste tu caso?

¿Dónde estarías tu AHORA  si no dudaras tanto de ti?

¿A donde te lleva andar con esta mochila de dudas? ¿Qué estado anímico te provoca el cargar con ella? ¿Qué partes de ti estás ahogando en vez de utilizarlas para ganar la carrera, la carrera de tu vida?

¿Te atreves  AHORA  abrir tu mochila de las dudas  y comenzar a sacarlas  una a una?

Sacar esos pensamientos de impostora, de ¿ quién soy yo para …..?

Sacar esas creencias que te anclan a un puerto que no es el tuyo

Sacar esos miedos que arrastras desde tu niñez.

Sacar esas emociones que paralizan tu caminar

Sacar esos patrones que te sabotean.

Saca aquello que específicamente ahora limita la realización de tu vida

Echa un vistazo a tu vida  y responde enseguida sin pensarlo  a ésta pregunta

¿Has vivido, hasta ahora, una vida digna? ¿Has hecho lo que has venido a hacer?

Es un buen ejercicio preguntarte ésto cada mañana como medidor y guía de tu vida.

Enfocarte en el para qué estas aquí; cómo te sientes contigo; qué estás dando de ti; cómo estás mejorando este mundo del que formas parte;  qué nivel de compromiso  tienes contigo para ser la pieza clave que genere todo lo que anhelas en otros, en pareja, en familia, en hijos, en la sociedad; ¿qué te estás perdiendo, aparte de tiempo, por no caminar la vida que te corresponde por derecho y destino?

“Empieza por ti”

Has tu parte del juego y permite que la vida te hable y confía en lo que la vida te trae.

La vida es sabia e inteligente es saber escucharla.

Me encantará saber qué opinas para enriquecerme más. Puedes dejarme tus comentarios aquí abajo.

Un abrazo, Claudia González

¿Quieres recibir GRATIS tu cuaderno de ejercicios de coaching?

Suscríbete y recibe en tu correo el cuaderno para tomar decisiones desde tu coherencia conectada con tu esencia.

Añadir comentario