Cómo tomar la decisión correcta

¿Qué tomas para ser feliz? Decisiones

Hoy os hablo sobre cómo tomar la decisión correcta. Vamos a comenzar definiendo qué es decidir.

¿Qué es decidir?

Decidir es tomar una determinación definitiva sobre un asunto. Es elegir, es optar por algo, es abandonar algo, dejar atrás, apostar por…
Y ¿por qué nos cuesta decidir? (al menos a mí). Yo hacía y me sigo pillando haciendo la parálisis por análisis: El pensar todo tanto que acabo bloqueada y paralizada.

Las decisiones son la mayor fuente de poder

El Coaching estratégico me facilitó este proceso de toma de decisiones y así quiero compartir contigo ésta técnica para discernir y elegir entre todas tus opciones.
Ya te adelanto que te invito a que no sólo optes por dos opciones, lo cuál sería en tu vida tener un dilema. Busca hasta 5 opciones ya que la vida no es blanco o negro sino que también existe el gris, el añil, el azul, el rojo, el verde…. ABRE TU MENTE!

Allí dónde va tu enfoque va tu ENERGIA

¿Quieres recordar en qué te enfocas cuando tomas decisiones?

Piensa en ese momento que lo pasaste tan feliz, rodeado de ese ser tan especial donde la conexión paraba el tiempo y todo tu ser latía al son del amor. ¿Cuál es tu energía ahora?
ok ahora piensa en la última discusión con ese ser que te saca de tus casillas, cómo te habla, cómo se dirige a ti, qué mala vibra te transmite que hasta hace que tú reacciones desconociéndote a ti mismo, apartándote de tu paz ¿ A qué estado de energía te ha llevado este pensamiento?

Repito allá donde va tu enfoque va tu energía
¡Ay! ¡Que mal rollo te he dejado! Respiramos profundo y volvemos aquí, a seguir leyendo este artículo, sin quedarnos atrapados en éste último pensamiento al que te he dirigido.

¿Qué factores influyen en la toma de decisiones?

Para decidir son muchos los factores que entran en juego. Tus creencias, tus patrones de hacer la elección, tu autoestima, tu autoconfianza, las opciones que crees que tienes, tu enfoque hacia el resultado que piensas que vas a tener, las costumbres que te rodean, la presión social.…
Te propongo un ejercicio que va al grano sobre cualquiera decisión que ahora tengas que tomar.

AUTOCOACHING PARA DECIDIR:

1.¿En que te enfocas para decidir :
– ¿Pasado, presente, futuro?
– ¿En ti o en los demás?
– ¿En una norma o creencia basada en algo repetitivo de tu pasado o en una excepción?
– ¿En recursos ( dinero, tiempo, tecnología, contactos, experiencia) o en ingenio ( creatividad, ilusión, pasión, curiosidad)?
_
2. ¿Qué significado le das a esa decisión?:
– ¿Riesgo u oportunidad?
– ¿Principio de algo o fin de algo?
– ¿Retroceder en tu vida o avanzar?
– ¿Te acerca o te aleja de tu objetivo?

_
3. ¿Qué voy a hacer ahora teniendo en cuenta en lo que me enfoco y en lo que significa para mí?
– rendirse, pelear, avanzar, retroceder, pensar, posponer…

🚩Recuerda que NO DECIDIR ya es una decisión 🚩

También es una opción, no decidir ahora. Tomo consciencia de todo y pospongo la decisión, ok !; es tan lícito como tu así lo sientas.
No siempre es el momento aunque se repita mucho la frase “el momento es ahora sino ¿cuando?”

Pues cuando tú lo decidas , aquí entra en juego tu sabiduría interna de darte tu espacio necesario desde tu responsabilidad para dar el paso.

4.- Proyéctate a futuro con cada opción de decisión:

¿Dónde estarás y cómo en un año si tomas la decisión x?

– ¿y en tres años?

–  ¿y en cinco años?

– ¿Qué ganarás si decides x?

– ¿Qué perderás si decides x?

– ¿Qué ganarás si no decides x?

– ¿Qué perderás si no decides x?

– Y ¿dónde estarás si no tomas esta decisión X en un, tres y 5 años?

¿Quieres recordar cómo tomaste las decisiones pasadas?

Recuerda una decisión importante que tomaste en tu pasado y observa en qué te enfocaste, que significado le diste y qué hiciste finalmente.
Puedes darte cuenta, recordando decisiones pasadas, si sigues un patrón o si en cada decisión tu enfoque y significado son distintos.

La felicidad es progreso y para tener resultados distintos debemos tomar decisiones.

Y las decisiones, en ocasiones, son dolorosas pero ¿y el no tomarlas? ¿Cuánto sufrimiento te generas a largo plazo?

¿Cuál es la decisión correcta?

Como habrás podido leer todo este ejercicio está basado más en recurrir a nuestra parte más mental y somos también, o mayormente, seres espirituales por lo que a la hora de tomar decisiones, debes atender a tu intuición, a la escucha de tu cuerpo, a tu corazón, a tu plexo solar, a tu sexto sentido,a tu mente abstracta, sabia, creativa.

Las decisiones que tomas deben ir en coherencia con quién eres, con lo que piensas, con tus valores, integrando ambas partes, mente y ser, miedos y amor , aún si esa decisión ahora va a significar un profundo dolor y dejar de cubrirte unas necesidades importantes para ti.
En tu nuevo escenario tú crearás otras y así se te presentarán nuevas formas de cubrirlas, con otras personas, con otras experiencias.
De aquí que, tomar ciertas decisiones nos provocan dolor en un instante, porque abandonamos ciertas formas conocidas aún sabiéndonos infelices en ellas pero, a largo plazo sabemos que es la decisión correcta.

El tiempo en perspectiva será el que te dará la información si tomaste la decisión correcta o no.

 ¿ Cuál es la decisión correcta? Aquella que al tomarla te da paz.

Aquella que te da bienestar a largo plazo, no a corto plazo. Si no tomamos la decisión de salir de  una pareja, un trabajo, una relación de amistad,  el dolor se convertirá en un largo camino de sufrimiento, mermando nuestro ser, que sentirá no escuchado, abandonado, engañado por nosotros mismos, por nuestra identidad o ego protagonista de lo que creemos ser.

Las consecuencias de no elegir lo correcto, basado lo correcto en lo que es AHORA bueno para ti, lo que sabes en tu interior que es lo que te va a dar paz, lo que va contigo, lo que te hace crecer, son vivir en el escenario del miedo donde conocerás tu baja autoestima, tu desconfianza, tu ira permanente, tus vicios, tu enfermedad, tus reacciones, tu agresividad, tu lucha diaria, tu baja vibración, tu escasa energía.

Todo esto lo haces tú, según el coaching estratégico, tú a través de un pensamiento enfocado en escenarios como el miedo, donde le das el significado de es difícil, imposible, abandonar la comodidad conocida, creando así una emoción que te lleva a realizar los mismos comportamientos obteniendo los mismos resultados en tu vida, quedándote anclado bloqueando tu ser.

Te invito a distinguir como opera tu mente lineal y cómo opera tu mente abstracta. (sacado de conferencia de Sergio Marina)
Tu mente lineal se enfoca en tu identidad, en las etiquetas, en juicios, en experiencias pasadas desde la que proyectas tu futuro, en la realidad superficial que cree ver, en el tiempo lineal, en tu ego. Toma de consciencia egóica.
La mente abstracta se enfoca el ahora, en cuestionarte cosas distintas en la vida,  en tu yo superior, en tu pasión, en tu verdad, en tu misión, en tú para qué que te permite acceder a un plano superior. Toma de consciencia transpersonal.

¿Qué paradigmas te ayudan a tomar decisiones correctas para mí?

Aceptar tu realidad; toma consciencia de ella y no la prolongues.
Eleva tu vibración para decidir; no tomes decisiones en momentos de vibración baja.
Tu felicidad es tu responsabilidad no la exijas a nadie;
Busca tu quietud; no podrás ser quietud para lo demás sino está en ti.

Actúa integro contigo: piensa, siente, haz y vive en la misma dirección hacia  lo que te hace crecer no hacia lo que te limita.

Solo vivimos una vez ; ésta vida con este traje ATIENDE TU CAMINO.

Sé auténtico; no obediente de nadie ni nada externo.

Centrarte en ti no es egoísmo es sentido común y responsabilidad.   Tú no puedes ser feliz a través del otro. “Ama a los demás como a ti mismo” . Egoísmo  es dar a los demás lo que no tienes para ti.

¿Cómo y donde decidir? 

Dirígete a un lugar tranquilo donde nadie te moleste, apaga el móvil y respira. Cierra los ojos y  siéntate a sentirte. Conecta con tu corazón, con tu ser,  e imagínate todos los escenarios posibles por los que optas.  Acompáñate de tu honestidad, tu vulnerabilidad y tu valentía.

Haz como si ya hubieras  tomado la decisión X y obsérvate,  tu respiración, tu cuerpo si está ligero, tenso, si fluye tu energía o está bloqueada. Mira tu cara, si está relajada o tensa,  ¿Sientes  paz y serenidad? ¿Te sientes en tu sitio? ¿Vibra contigo esta situación elegida? ¿Sientes satisfacción, orgullo, confianza en ti?  ¿Qué te dice tu alma?  Aún con dudas, miedos, incertidumbre, estos compañeros siempre van a estar ahí ¡es lógico ante un nuevo escenario! ¿Qué se está moviendo ahí en ese escenario?. ¿Te permite evolucionar? 

¿Cómo sabrás si has tomado la decisión adecuada?

Sientes paz aún con dolor e incertidumbre.
– Sientes conexión contigo.
– Mantienes un diálogo interno calmado contigo: sabes que es lo mejor, sabes que si no decides esto vas a seguir mal, haces bien…
Te sientes pleno, confiado, merecedor de eso que anhelas en tu vida aún sin verlo materializado TODAVÍA.
Te honras por darte el espacio y la oportunidad  para hacer tu camino.
– Has elevado tu consciencia, tu salud, tu energía, tu ilusión, tu dirección hacia lo que sí quieres en tu vida, no quedándote en el lugar erróneo siendo cocreador de ello.

¿Qué pasa si tomas la decisión y resulta ser la incorrecta?

Eres humano, puedes regresar a ese lugar, ante esa persona y mostrarle tu pensamiento actual. Todos podemos pensar de una determinada manera en un determinado momento y, después en el tiempo, optar por otro pensamiento.  Te parecerá que has errado pero no es así. Decidiste aquello en el pasado en base a  lo que creías y sabías en ese instante.  Evolucionamos, no permanecemos estáticos, nuestros pensamientos tampoco.

Espero que te ayude este artículo a tomar decisiones conscientes para tu evolución hacia una vida plena llena de sentido.  Te espero en sesiones de coaching para ampliar y aportarte la claridad que necesitas ahora para tomar esa decisión que está bloqueando tu vida.

¿Quieres recibir GRATIS tu cuaderno de ejercicios de coaching?

Suscríbete y recibe en tu correo el cuaderno para tomar decisiones desde tu coherencia conectada con tu esencia.

Añadir comentario