Como pertimirme sentir durante mi ruptura

Este es el  primer testimonio recibido en  mi pagina web  “Espacios personales”.  En él  puedes compartirnos cómo has vivido tu ruptura de pareja, qué has  sentido y sobre todo qué has aprendido  en tu paso por ella.

Gracias Esther por tu generosidad al hacernos partícipes de tu experiencia.  ¡Cuántos aprendizajes integrados!

“Después de lograr dar vida y forma a un amor que llega a tu vida de una forma arrolladora y fulminante, haciéndote sentir viva de nuevo y llenándote de ilusión y ganas…lo que menos esperas es que pueda acabar.
No logras entenderlo, no puedes masticarlo y mucho menos tragarlo.
Es muy difícil porque miras 3 o 4 años atrás y ves todo lo que ambos habíais puesto para que ese amor viviera eternamente y lleno de amor.
Pero en todo ese deseo se nos olvida el día a día, y los problemas que van transitando con tu vida, y al principio puedes con ellos, te sientes fuerte y llena de esa capacidad de lucha e incluso vences algunos de ellos
Pero ese día a día de desgaste y lucha también va abriendo una pequeña grieta que puede ir haciéndose cada vez más profunda y, ese fue mi caso.
Poco a poco fui dejando que lo menos bueno ganara a lo maravilloso que tenía y a veces no se valora.


La comunicación entre dos personas es creo de las parte más importante entre dos personas y, cuando falta o no es de igual a igual, es devastadora.

En mi caso me cegó y sólo me dejó ver lo negativo. Casi sin darme cuenta dejé de darle valor al amor incondicional que alguien me estaba entregando. Y, a la vez, no eramos capaces de ser empáticos y ponernos en la piel del otro.

Todo eso desembocó en la ruptura por parte de él de nuestra relación.

Yo en ese momento lo viví como un abandono total, tanto psicológico como físicamente ya que él dejó la casa y volvió a su ciudad.
En ésta etapa he pasado por muchos y variados estados de ánimo: soledad, abandono, pena, alivio, libertad, superación etc,  mezclados en el orden y viviendo en mi en alternancia.

Pero dentro mío quedaba pendiente una última charla, un cerrar etapa y a la vez sentía que no era un fin, sino más bien otro camino.
Durante 5 meses he estado viviendo experiencias que me han fortaleció  y enseñado a conocerme a mí misma a crecer y a madurar, A SER YO.

Pero ese tiempo también me ha servido para ver que las formas de actuar de una persona no siempre son como tú las percibes, al menos en mi caso no es así.
Ahora he aprendido que hay muchas opciones en cada actuación o acto y que no todo es siempre verdad o mentira y que todo es muy relativo.

Después de esos 5 meses de transitar por mi misma y de practicar la empatía y ser observadora,  de pronto la vida,  vuelve a poner esa persona en mi camino,  del cuál,  creo que nunca he salido.
Por ahora lo veo de forma diferente aunque el amor entre nosotros sigue intacto, vivo.
Hemos sentido la necesidad de vernos de hablar de todo aquello que se quedó en el tintero de comprobar qué sentíamos al volver a tenernos uno frente al otro.

Ahora entiendo que a veces, hay que parar, recapacitar, poner distancia, alejarse para poder encontrar el camino, perderse para encontrarse.

No sé donde me llevará esta nueva situación pero esto es secundario, me quedo con lo que he aprendido, lo que he sentido, lo que he descubierto de mí misma. Todo esto ya me hace sentir que todo ha merecido la pena.
Veo la vida con la filosofía de que todo ocurre por algo y aunque en ese momento no se vea, ahí estará el por qué e intento el sacar algo positivo de toda experiencia o sentimiento que llegue a mi vida.

Ahora busco mi felicidad y la busco dentro de mi para luego poder compartirla“.

Escrito y fotos por Esther.

 

¿Quieres recibir GRATIS tu cuaderno de ejercicios de coaching?

Suscríbete y recibe en tu correo el cuaderno para tomar decisiones desde tu coherencia conectada con tu esencia.

Añadir comentario