Como crearte un nueva vida desde una nueva mirada

Desde tu actual identidad quizás te estés preguntando:

“¿Cómo puedo crearme una vida nueva?“¿Será esto posible?

– “Sí”- te dirá tu mente, porque en seguida han venido a tu cabeza personas que conoces que dieron un giro de 180 grados a su vida.

– “¿Cómo lo hicieron? Seguro que es algo posible para ellas pero no para mí, mi situación es otra”.

Y así comienza esos interminables diálogos contigo misma en tu mente.

¿Te has parado a pensar quién eres?

Quién eres de verdad. De qué eres capaz y  de donde proviene ese auténtico deseo de querer  transformar tu vida.

Eres más de lo que crees.

Somos más de lo podemos imaginar.

Conviértete en quien de verás eres. 

Conviértete en la buscadora de ti porque todo lo que buscas ahí fuera eres tú.

¿Cual es el primer paso?

Te invito a pararte, a solas contigo, ponerte una taza de té o café y charla contigo.

Utiliza tus recursos de mujer curiosa, aventurera y emocional que desea contarle todo lo que le pasa a esa amiga.

Exprésate a ti, todo lo que quieres contar; a solas contigo y tu taza de té.

Cuéntate en voz alta  lo que sientes, lo que sueñas, lo que te ocurre, lo que te impide realizar lo que sueñas, el porqué sí, el por qué no.

Escucha toda la historia que tienes para contar, su origen, su causa, sus consecuencias, ponle un título incluso.

Escucha y  empatiza con la historia que te cuenta esa mujer que se está abriendo en canal únicamente a ti.

¿La oyes? 

¿Qué piensas de esa historia?

¿Qué juicios rápidos sacas en o,2 décimas de segundos?

Entra en su diálogo interior, en sus entrañas, en sus pensamientos y  atrévete a cuestionar y  rebatirle toda su película mental.

Interrúmpela con preguntas insolentes, incómodas, propias de una inocente curiosidad, como toda mujer bien avenida, en el fulgor de una apasionada conversación entre amigas 🙂

Plantéale de donde proviene ese pensamiento que no le deja avanzar, invítale a ver qué pasaría si optara en otra dirección; recuérdale qué cualidades  tiene está obviando.

Siéntate a solas contigo y charla, charla hasta descubrirte, sintiéndote desde otra parte, percibiéndote desde otra mirada posibilitadora de nuevos caminos.

 

Conviértete en la buscadora de ti

Buscamos fuera todo lo que somos, todo lo que llevamos dentro. 

Buscamos a través de otros,  sentir nuestro amor, nuestro merecimiento, nuestro felicidad, nuestra misión, nuestro existir.

Buscamos desde nuestra parte mental definirnos y encasillarnos para desde aquí tomar una dirección u otra.

Buscamos escuchar desde muchas partes pero qué poquito lo hacemos escuchando nuestro ser, nuestra alma, nuestra sabia voz interior.

¿Quien eres realmente?

Seguimos tomando café con esta mujer que ves enfrente tuya,  identificada en una personalidad, encorsetada en  toda esa historia, fruto de ese pasado de vida, de esas creencias educacionales, de esas concretas circunstancias, de ese contexto familiar, laboral….   o, un ser humano con su espíritu, su cuerpo y se mente. 

Tenemos la costumbre de decidir y actuar para conseguir algo a través de nuestra mente, condicionada por creencias posibilitadoras o limitadoras, basadas en nuestro distorsionado autoconcepto basado en nuestro pasado.

Pero si queremos sentirnos diferentes, lo lógico es hacer cosas nuevas o hacerlas de manera distinta. 

Para hacer las cosas de manera distinta no hace falta cambiar nuestro entorno externo, esperar a tener tal cosa o tener tal pareja, o tal trabajo.

El proceso para materializar o manifestar lo que quieres y sueñas es el desde donde lo haces.

La llave desde donde haces las cosas de manera distinta está en tu interior.

“Todo lo que buscas está dentro de ti”

Me costó entender ésta frase que tanto suena ¿Te pasa a ti también?

Una cosa es leerla y otra experimentarla e integrarla convirtiéndola en el hábito de recordarlo para generar ya una acción distinta.

¿Qué hay en tu interior?

Todo, de hecho nada de lo que no haya dentro de ti lo verás reflejado en tu vida externa.

O al revés, todo lo que ves en tu vida externa manifiesta que llevas dentro.

Nuevos paradigmas

Este es otro paradigma difícil  de digerir para nuestro plano mental,  pero recuerda que somos también alma y cuerpo a parte de mente luego, practica la escucha de estas otras partes.

Valora desde tu amor y verdad, siendo honesta contigo, que tu infelicidad no procede del otro, de tu casa, tu pareja, tu familia, tu trabajo, tu economía.  Acepta que no eres vícitima de nadie o, si me lo permites, eres víctima de tí misma, de tu forma de pensar la vida.

(Te comparto aquí 30 tips  creados en Instagram para conectar con tu auténtica confianza y seguridad desde esta nueva mirada)

Cuando aceptas esta idea como realidad, te conviertes en una fuente poderosa de energía creadora capaz de asumir que,  la causa raíz y real de tu experiencia humana comienza en ti.  

En tu foco, en tus expectativas, en tu ausencia de amor a ti misma, en tu exceso de responsabilidad convertida en culpa, en tu ausencia de perdón, en tu ignorancia de compasión, en tu auto exigencia…

Esto es como un castillo de naipes, cuando tocas tu amor y merecimiento todo lo demás: culpa, perdón, sufrimiento, escasez, dolor, rencor, ira, tristeza… cae. Cae desde esa nueva mirada desde la cual te miras ahora.

Toda causa de lo que te ocurre esta dentro de  ti

Si quieres cambiar tu sentir, transformar tu apatía, tu desdén, tu pereza, tu falta de pasión por la vida tendrás que elevar tu conciencia  y ser consciente de quien eres desde otro ángulo. Así funciona.

Nada se transforma desde una misma mirada

¿Desde qué parte tuya (alma, cuerpo o mente) vas a transformar tu vida?

¿Qué contexto y elementos crees que tienen que darse para que tu vida cambie?

¿De quién crees que depende el cambio?

De ti, de tu amor, de una profunda conexión con tu ser, alma, espíritu, corazón, esencia (llámalo como te resuene más) va a emerger la fuerza y el sentido necesario para volver a sentirte viva, alegre, ilusionada, motivada para lograr una vida plena.

Tu eres la única responsable  y creadora capacitada para atravesar ese puente entre  donde estás ahora mismo hasta donde deseas estar. 

Nadie va a venir a salvarte a ese castillo en el que te encuentras.

Sí, es frustrante el día en que te das cuenta que el príncipe azul no existe tal y como nos lo contó Disney. Lo interesante es que él también está transformando su reino y visualizando la nueva idea de princesa que quiere que habite en su reino. 

Tú príncipe, tu vida, tu Yo de verdad  está al otro lado de ese puente entre tu identidad actual limitada por la mente y las pesadas mochilas con las que cargas y el anhelo y la sabiduría de tu alma. 

Aquí comienza tu proceso de DESPERTAR,  cruzando ese puente que te invita a tener una nueva mirada desde la cual, reconstruir tu historia pasada. ¡Qué distinta te ves cuando te juzgas desde el amor! 

Este será un nuevo hábito desde el cual acompañarte compasivamente.

Liberada y  llena de amor,  transitarás desde la  pura compresión divina tu alma  que te guiará exactamente el camino que necesitas andar .

Acabarás incluso agradeciendo todo el “daño recibido”, todo acción recibida mal entendida una vez cambie tu mirada.

 ¿Quién eres tu? 

Medita sentada o en movimiento para recordar quien eres.

Cierra los ojos, respira y pon tus dos manos en tu corazón.

Respira profundo y siente.

Siente el calor que desprenden tus manos en contacto con tu corazón.

Siente el amor que eres y tienes para darte en forma de calor.

Imagina que prende una llama convertida en una fuente de luz.

Que invade tu cuerpo creándote una esfera de protección alrededor tuya.

Puedes imaginar que una parte de ti abandona tu cuerpo físico y comienza a volar,

ligero, libre, sin ataduras, dedicándose a explorar qué más hay aquí para él,

en la vida, en este mundo, en este plano.

Continúa explorando, sintiendo, escuchando más que analizando y comprendiendo.

La mente se quedó abajo, ahora no la necesitas.

Aquí y ahora estás protegida,  estas a salvo para descubrirte en la quietud.

 

Añadir comentario